MEDITACIÓN “SHAKING”

 

Shaking, vibrar, sacudirse, una sencilla y potente meditación en movimiento que adoro. Como cualquier meditación, siéntete libre de explorar el Shaking  hasta encontrar en cada momento lo que te hace bien. Tu siempre sabes, tu cuerpo siempre sabe, tu alma siempre sabe, confía en ti.

Como propuesta para explorar te propongo 15 minutos de shaking seguidos de 15 minutos de silencio sentad@ o estirad@.

De pie, cierra los ojos, afloja el cuerpo, conéctate con la tierra bajo tus pies ( a mi me encanta meditar descalza ), entreabre tu boca, deja fluir la respiración tal cual esta sucediendo y simplemente observa todo lo que ocurra en tu cuerpo. La música te puede ayudar a vibrar, aunque también puedes vibrar en silencio. Y permite que la vibración se produzca. No la hagas, permítela. Observa donde sientes la energía en el cuerpo y simplemente acompaña esa energía con tu conciencia, atiende  lo que sucede, observa sin intervenir. Si surge sonido, déjalo salir. Si hay cambios en la vibración dales la bienvenida. Si es suave como si es agitada, todo esta bien. Suelta !!!

Cualquier lugar es perfecto para practicar el shaking, los tiempos los decides tu en función a tu disponibilidad, no necesitas nada más que tu presencia. Es una maravillosa práctica que si la pruebas en las últimas horas del día te ayudaran a soltar las tensiones acumuladas antes de conciliar el sueño.

 

Difruta tu shaking y explorate con la inocencia del niñ@ que habita en ti !!

Una propuesta musical para acompañar el shaking:

 

Fotografía: Tesa Silvestre